6 consejos para disminuir el comportamiento desafiante de tu hijo

Si a la hora de educar en valores  con disciplina positiva, tu hijo tiene un comportamiento similar al anterior, él podría padecer de Trastorno Negativista Desafiante (TND), que es un desorden psicológico que generalmente aparece a los ocho años, en algunos casos hasta antes. Este patrón podría ocasionar que se altere el ambiente social y académico de tu niño.

Entonces, ¿cómo podrías actuar?

 

  1. Evita los gritos: Para enseñar disciplina con amor, será necesario que cuides el tono de tu voz, de lo contrario, si tu hijo es muy pequeño, alterarás su sistema nervioso, creerá que los gritos es el único recurso útil y eficaz para solucionar conflictos, perderás autoridad y los niños correrán el riesgo de padecer de depresión.
  2. No lo tomes de forma personal: Si tu hijo no quiere hacer su tarea, no quiere comer o dejar de jugar videojuegos, no lo hace para que te enojes. Lo que necesita es tu atención y mantener un vínculo contigo, por lo que enfadarte, no será la solución. Habla con él y descubre el por qué de su actitud.
  3. No permitas las luchas de poder: Los niños desafiantes creen que son iguales a todos, para ellos no existen adultos ni autoridad. Trata de hacerle entender que su manera de actuar no es la correcta.
  4. Ten paciencia: Sí, sabemos que cuesta mucho, pero si no mantienes el control, no podrás indicarle cuáles son tus expectativas y terminarás escuchando sus gritos de descontrol.
  5. Cuida su agresividad: Cuando tu hijo pierda por completo los nervios, déjalo que se tranquilice. Pero si comienza a golpearse así mismo o jalarse el cabello, tómalo de los brazos y dile “eso sí no te lo acepto”. Y si comienza a decir “ya no te quiero”, “eres el peor papá o mamá del mundo”, no le hagas caso. Las palabras duelen, pero los niños lo dicen por rabia, sus sentimientos hacia ti son completamente diferentes.
  6. Piensa en positivo de tu hijo: Criar hijos no es fácil, enseñarles a ser responsables, amables, tolerantes, honestos, humildes y cariñosos es un proceso. Piensa que tu hijo todavía es pequeño y que está en proceso de aprendizaje. Si es necesario habla con él y hazle saber que su buen o mal comportamiento tiene efectos positivos, pero también negativos.

 

Fuente: http://serpadres.com/

Compartir esta publicación:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

nueve − 7 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario

< 2019 >
Febrero
DLMMJVS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
2425262728